La gestación de las jirafas

La gestación de las jirafas

Las jirafas son una de las más majestuosas especies animales que existen en el reino animal, y cuyas cualidades físicas no dejan a nadie indiferente, desde sus largos cuellos hasta sus simétricos lunares.

Pero además de su belleza, son el mamífero terrestre más grande, que puede alcanzar los 4,5 metros al punto más elevado de sus cabezas, e incluso existen registros de ejemplares de hasta 6mts.

Cada uno de estos datos forma parte de la gran capacidad evolutiva que han tenido a los largo de los siglos y que hoy no solo la posiciona entre las más bellas sino de las mejor desarrollada entre todas.

Sin embargo, esta condición comienza desde el primer momento de su gestación, un proceso prolongado del que hablaremos más a fondo a continuación, y de donde se derivan dichas fortalezas.

La fecundación

Las jirafas se reproducen a través del apareamiento, donde se da lugar a la fecundación mediante el acto sexual entre el macho y la hembra.

De ser efectivo, el embrión comenzará a formarse una vez que encuentre las condiciones adecuadas para crecer en la matriz de la madre.

A continuación, este iniciará con todo el proceso de gestación solo o, en casos muy excepcionales, junto con un hermano gemelo.

El embarazo

El periodo de gestación de las jirafas es una de los más extensos del reino animal, ya que su duración oscila entre los 14 y 15 meses.

No obstante, existe una razón particular, y es que a diferencia de otros animales, las jirafas son independientes desde que nacen.

Cabe acotar que sí requieren de algunos cuidados maternos como la protección contras depredadores y su primer alimento.

Sin embargo, durante lo que dure el embarazo, las crías atraviesan un proceso de desarrollo muy completo de instinto y de fuerza.

Así es como una cría de jirafa puede alcanzar los dos metros de altura al momento del nacimiento y el aproximado de unos 70Kg.

El alumbramiento

Las jirafas bebés nacen de manera natural dentro del saco embriónico que los acompañó durante todo el proceso de gestación, por medio de gravedad.

Dicho de un modo simple, las jirafas dan a luz completamente de pie, por lo que en un sentido muy literal, su primer contacto con el exterior es la caída.

Sin embargo, esto forma parte de todo el proceso puesto que justo es ese primer golpe el responsable que romper el saco para que puedan salir de este.

A partir de este momento, las jirafas recién nacidas comienzan a dar alardes de su excelente desarrollo psicomotor incluso dentro de la matriz materna:

1. Pueden permanecer de pie con tan solo 30 minutos después de nacidos.

2. Se alimentan de la leche materna completamente de pie –en cuatro patas.

3. Son capaces de caminar apenas tras unas pocas horas desde su nacimiento.

Cabe la aclaratoria de que no significa que sean autosuficientes, ya que el proceso de lactancia será su único alimento por los primeros dos meses, y la fuerza para andar no es 100% firme.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad